Monday, August 28, 2006



Cualquier cosa nos detiene

la hoja en blanco

ya nadie alcanza los amaneceres

la noche se convirtió en eterna

los ataúdes están vacíos

los abyectos muertos

erguidos galopan

azotan

Aquí silvan encrespados rezos

ninguno ya somos creyentes

por perdonar

el corazón se nos llenó de gusanos

Malena Múzquiz

1 Comments:

Blogger sedienta de humedales said...

"Por perdonar, el corazón se nos llenó de gusanos..."

Qué frase tan afortunada. Me gusta mucho este nuevo blog, aunque el otro me llenaba de imágenes la mirada.

Cariños.

10:34 AM  

Post a Comment

<< Home