Thursday, August 24, 2006


Acabé de llegar y me encontré con ella. No la reconocí, su ausencia le pesaba y le pasaba por todo el cuerpo. Las piernas eran gordas y feas, su espalda ya no tenía alas, sólo dobleces tenía. Sus dolores olían a formol. Su boca la cosieron. Y le grite ¡Y le grité! ¡Despierta!
Ayer, sé que no te quise y por odio te abracé.
Malena Múzquiz

0 Comments:

Post a Comment

<< Home